La zarzaparrilla como antioxidante

Publicado : 04/05/2020 - Categorías : Proteínas , Quemagrasas , Salud y bienestar

La zarzaparrilla es una planta nativa del continente americano, donde puede encontrarse en Sudamérica, Jamaica, el Caribe, México, Honduras e Indias Occidentales. Se trata de un arbusto trepador que cuenta con muchas especies que reciben el mismo nombre y que son muy similares en cuanto a apariencia, utilización e incluso estructura química.

La raíz de la zarzaparrilla ha sido la parte tradicionalmente empleada por las poblaciones indígenas del centro y sur del continente americano con distintas finalidades terapéuticas: dolores de cabeza y articulares, resfriados comunes o para afecciones de la piel; algunas tribus también la utilizaban como un tónico general para la debilidad física.

En la medicina de Europa fue introducida hacia 1536, y se empleaba como tónico, para purificar la sangre, como diurético o para promover la transpiración. Han sido estas últimas aplicaciones sobre las que la zarzaparrilla ha cimentado su reputación terapéutica. Esta acción diurética procede de su contenido en saponinas y sales minerales, por lo que resulta muy interesante en situaciones que cursan con retención de líquidos, ayudando a eliminar líquidos almacenados en el cuerpo y a reducir su retención. 

En 2012 fue objeto de estudio por parte de investigadores de la Universidad tinerfeña de La Laguna una de las especies existentes en nuestro país, la Smilax canariensis. Los resultados confirmaron las propiedades diuréticas para las que habitualmente ha sido empleada en la medicina popular de las Islas Canarias.

Otra acción por la que destaca la zarzaparrilla es la antioxidante que, al parecer, se debe a su alto contenido en ácido linoleico, lo que le permite disminuir el efecto negativo de los radicales libres.