Yoga: qué es y por qué deberías incorporarlo a tu rutina si eres deportista

Practicando Yoga

¿Qué es el yoga? 

El origen del yoga se remonta a hace muchos siglos. No se trata de algo moderno, ni su práctica es tan solo un ejercicio físico para mejorar la fuerza o la flexibilidad: el yoga engloba mucho más que simples asanas o posturas; implica una capacidad de controlar de manera inconsciente cuerpo, mente y espíritu, eliminando todo aquello que sea un obstáculo para llegar a la felicidad o Shamadi. A través de su práctica, se consigue manejar la respiración, controlando así las fluctuaciones de la mente, el flujo de la energía y volver a nuestra esencia más pura.

Vivimos en una sociedad en la que las prisas están a la orden del día; en la que nuestros pensamientos están descontrolados y acumulamos dinero, poder, amistades…, sin alimentar nada con ello. Gracias al yoga, podemos llegar a observar lo que realmente necesitamos, acallar el ego, disfrutar el momento presente, conectar con nuestro niño interior, amar de verdad y desapegarnos de lo que no nos pertenece.

Actualmente, muchos deportistas creen que hacer yoga es una “pérdida de tiempo” o, simplemente, lo ven como un complemento que se puede realizar después del entrenamiento a modo de estiramiento. Otros, sin embargo, han comenzando a implantar esta terapia medicinal como complemento para prevenir y curar lesiones, calmar la ansiedad y el estrés, mejorar la oxigenación e, incluso, como una manera de conocerse mejor por dentro y cambiar su estilo de vida.

Lo que algunas personas no saben es que muchos de los beneficios del yoga ya están demostrados científicamente y  confirman que hacer yoga puede ser la clave perfecta para personas deportistas, con el fin de llegar a ser el “más alto, más fuerte y más rápido”, sin lesionarse en el intento.

Prestigiosas universidades como Harvard, Duke o la Universidad de California ya cuentan con estudios realizados en centros médicos de investigación, en los que demuestran los beneficios de la práctica del yoga a la hora de curar y prevenir enfermedades, entre otras depresión, artritis, hipertensión, dolores musculares o diabetes.

ALGUNOS BENEFICIOS

Los beneficios del yoga son infinitos y comienzan a sentirse desde el primer día de su práctica. No importa si no eres flexible, que nunca lo hayas practicado, que hagas mucho deporte o la edad que tengas: todos pueden practicar yoga (salvo los vagos), incluso gente con lesiones importantes.

    1- AUMENTA LA FLEXIBILIDAD Y EQUILIBRIO

La flexibilidad es algo que se va incrementando conforme a la práctica. En el caso de los deportistas, la flexibilidad se va perdiendo, especialmente en algunos deportes como el running, en los que se produce un acortamiento muscular. Si además no se estira, no se trabaja la propiocepción, la estabilidad o el equilibrio, y acaban apareciendo las lesiones.

    2- REFUERZA EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Existen varios estudios que confirman que el yoga fortalece la capacidad del cuerpo para protegerse de enfermedades, no solo por sus beneficios en el sistema respiratorio y digestivo, sino también porque, tras una sesión de yoga y meditación, se alteran los genes relacionados con la inmunidad en células sanguíneas.

    3- MAYOR ENERGÍA Y RESISTENCIA FÍSICA

Muchas veces, se piensa en el yoga como algo estático; sin embargo, no hace falta más que ir a una clase de yoga para comprobar de lo que un abuelo es capaz... Puedes sentir frustración, al principio, si eres de los que hacen deporte habitualmente, pero no te preocupes, el yoga no solo fortalece los músculos y te llena de energía, sino que también evitará que, a la larga, te dé la “pájara” o te quedes sin energía gracias a la respiración consciente. Tendrás energía física, mental y emocional; cambiará tu forma de entrenar, y avanzarás más, aguantarás más tiempo y te lesionarás menos. 

    4- MENOS ESTRÉS Y MÁS CONCENTRACIÓN

Numerosos estudios han demostrado que el yoga puede ayudar a disminuir el estrés y la ansiedad, mejorar el estado de ánimo y la sensación de bienestar general.

Además, en yoga aprendes a sincronizar la respiración (pranayama) con las posturas (asanas), y concentrar tu atención plena en el momento presente, algo que es fundamental en numerosos deportes, como correr una maratón o enfocarte hacia dónde quieres dirigir la pelota.

    5- AYUDA A DORMIR MEJOR

Al igual que la práctica de yoga nos ayuda a combatir el estrés y la ansiedad, también combate el insomnio y las preocupaciones que te impiden conciliar el sueño.

Muchas veces, hacer deporte de manera excesiva antes de dormir o el sobreentrenamiento te pueden jugar malas pasadas... Prueba a hacer una sesión de yoga tranquila unas horas antes de irte a la cama y observarás que gracias al estiramiento de los músculos y los ejercicios de respiración podrás reducir tu frecuencia cardíaca, desconectar tu mente y conciliar mejor el sueño.

    6- CUIDA TUS ARTICULACIONES

Las asanas de yoga ayudan a mantener lubricadas las articulaciones complejas, a las que llegan pocos nutrientes y poco oxígeno y son difíciles de hidratar, nutrir y recuperar. Hay estudios que demuestran que la serie de los “saludos al sol” tan conocida en yoga, al repetirse un mínimo de 3 veces cada mañana al levantarse, es capaz de mantener lubricadas las principales articulaciones, recuperar la movilidad y evitar la rigidez y dolor durante el resto de tu rutina diaria.

Por ello, si eres deportista, hacer yoga de manera habitual con movimientos fluidos, sin impactos repetidos y con posturas de equilibrio que refuerzan los grupos musculares, te ayudará a mantenerlos fuertes, flexibles y sanos.

Miruxy Bilbatúa
Nutricionista y profesora de yoga

miruxybilbatua.com

Productos relacionados