Rutina diaria de entrenamiento y logro de objetivos

Entrenamiento

En el deporte, como en cualquier otra faceta de la vida, la planificación es fundamental para conseguir los objetivos que uno se marque. En el caso del rendimiento deportivo, existen unas pautas ineludibles para conseguir los mejores resultados: entrenamiento-alimentación-descanso. 

Planificar el entrenamiento deportivo de antemano nos permite centrar todas nuestras energías en su ejecución, sin dar pie a dudas ni a ansiedades.

En lo que se refiere a la nutrición deportiva, su programación, tanto para mejorar la asimilación de nutrientes como para nuestra propia tranquilidad mental, nos garantizará un buen rendimiento, una buena recuperación y la ausencia de lesiones.

El control del ritmo circadiano, el sistema que regula las horas de descanso y las de actividad, es fundamental, tanto en lo que se refiere al descanso nocturno como al descanso post-entreno cuando este sea necesario, por ejemplo en la siesta. Lo recomendable es dormir entre 6 y 8 horas, pero más que la duración del sueño, lo realmente importante es la calidad del mismo, que sea un sueño profundo y reparador. Por tanto, debemos evitar llevarnos los problemas a la cama, ver películas violentas o los videojuegos antes de irnos a dormir.

Por lo general, se hacen mejor las cosas cuando existe una rutina de trabajo diaria, con sus pautas y obligaciones, que cuando nos encontramos de vacaciones o disponemos de más tiempo libre, ya que nuestros hábitos tienden a “desordenarse”.

Por supuesto, esta rutina de entrenamiento también ha de llevarse al terreno de la nutrición deportiva, mediante una correcta ingesta de proteínas, aminoácidos y otros complementos, que nos facilitarán la puesta a punto de cara a la actividad física.

Y recuerda: una planificación metódica de nuestra vida nos llevará al éxito.

Productos relacionados