¡Quema grasa sin afectar a tu masa muscular!

Los productos quema-grasas, como su nombre indica, nos ayudan a deshacernos de la grasa corporal. Son el mejor aliado para controlar el peso, ya que eliminan los ácidos grasos, reducen la acumulación de grasa y evitan su formación. Además, algunos de estos productos actúan como drenantes y saciantes.

Son un complemento adicional a la práctica deportiva y a una dieta equilibrada que, tomado antes de hacer deporte, ayuda a impulsar el rendimiento y asegura que parte de la energía que el cuerpo emplea procede de los depósitos de grasa corporal. Es por ello que los quemadores de grasa no solo ayudan a quienes quieren deshacerse de los kilos de más, sino que, además, permiten a los deportistas mejorar su capacidad de trabajo y aumentan el rendimiento físico al utilizar los depósitos de grasa corporal como fuente de energía, preservando el glucógeno muscular.

Tipos de quemagrasas

En función de su efecto sobre el organismo, existen diferentes tipos de quema-grasas:

  • Efecto termogénico
    Son los quemagrasas más efectivos para promover la pérdida de grasa. Tienen la capacidad de activar y acelerar el metabolismo y, por ello, aumentar la temperatura corporal, lo que se traduce en una pérdida acelerada de grasa corporal.
  • Efecto estimulante
    Suplementos* que estimulan el sistema nervioso central, elevan el umbral de percepción de la fatiga, aumentando su tolerancia y actuando como opiáceos de las ramificaciones nerviosas.
    Existen otros que favorecen la resistencia al aumentar la utilización de los ácidos grasos de reserva como fuente de energía, por lo que prolonga la capacidad de rendimiento.
    (*Inicialmente, ponía sustancias, pero me parece un término con unas implicaciones un poco peligrosas).
  • Efecto supresor del apetito
    Si el objetivo es reducir la grasa acumulada, se debe comenzar por la dieta; esta tiene que ser hipocalórica, es decir, ha de aportar menos calorías de las que se van a gastar. Los suplementos quemagrasas suelen incluir ingredientes que ayudan a reducir el antojo por los alimentos.
  • Efecto lipolítico
    También llamados “movilizadores de grasas”, este tipo de quemagrasas son capaces de acelerar la utilización de los depósitos de grasa como fuente de energía y, por tanto, de eliminarlos.
    Este tipo de quemagrasas suelen ser útiles para quienes quieren perder peso y aumentar el rendimiento, ya que, al liberar los ácidos grasos, estos se emplean como combustible y aumentan la capacidad de trabajo.
  • Efecto diurético
    Favorecen la eliminación del exceso de líquidos de aquellas personas que tienden a acumularlos y, a primera vista, muestran un aspecto que hace pensar que tienen un alto porcentaje de grasa.
  • Regulador de la tiroides
    Algunos quemagrasas actúan sobre la respuesta hormonal, regulando la función de la tiroides. Esta regulación repercute en la bajada de peso mediante la combustión de grasa, de forma que esta no se queda acumulada.
  • Potenciador de la insulina
    Estos quema-grasas cuentan con un importante papel en el metabolismo del azúcar y de la insulina. Favorecen el funcionamiento de la insulina, por lo que la glucosa y los aminoácidos son absorbidos por las células a un mayor ritmo, y se dispone de más energía.

Se puede concluir que los quema-grasas son herramientas exclusivamente útiles y efectivas para perder peso y acabar con la grasa acumulada, siempre y cuando acompañen a una dieta sana y una rutina de ejercicio diario.