Proteínas vegetales VS proteínas de suero de leche

Publicado : 08/05/2020 - Categorías : Motivación , Musculación , Proteínas

Imagen de polvo de proteínas

Las proteínas están formadas por un gran número de aminoácidos distintos, unidos entre sí. Estos se diferencian en aminoácidos esenciales, aquellos que no pueden ser producidos por el cuerpo y, por tanto, deben facilitarse a través de la dieta; y aminoácidos no esenciales, los que el propio cuerpo produce.

El cuerpo está formado por miles de proteínas, con muy variadas funciones: son componentes estructurales de células y tejidos, entre ellos los músculos; apoyan la función inmune, o transportan sustancias a través del organismo adonde son necesarias, entre otras. Dado que se reparan y reemplazan continuamente a lo largo de nuestras vidas en un proceso conocido como síntesis de proteínas, la demanda de aminoácidos por parte del organismo es constante, con lo que debemos aportarle proteínas para satisfacerla.

En el terreno de la nutrición deportiva, los suplementos de proteínas son, sin duda, las grandes “estrellas”, dado que contribuyen a mantener y desarrollar la masa muscular. A ello hay que añadir que la proteína que aportan es de una gran calidad; en este sentido, la proteína de suero de leche o whey protein es la reina en las preferencias de atletas y deportistas a nivel de suplementación proteica. No obstante, en los últimos tiempos, existe una demanda creciente de proteína vegetal por parte de personas que o bien no consumen alimentos del reino animal, o bien se decantan por una aportación proteica más natural. Por eso, vamos a ver cuáles son las principales características de cada una.

Proteína de suero de leche o whey protein

  • Contiene todos los aminoácidos esenciales, lo que resulta fundamental para el mantenimiento y desarrollo muscular.
  • En algunos deportes, como el fitness, se valora su alto contenido en los tres aminoácidos ramificados (BCAA’s, por sus siglas en inglés), leucina, isoleucina y valina, muy importantes para el desarrollo muscular.
  • El suero de leche es rico en cisteína, un aminoácido precursor del glutation, una proteína que actúa como un potente antioxidante, y ayuda a eliminar determinadas toxinas, como pesticidas o plomo. También contiene una glicoproteína, conocida como lactoferrina, que refuerza el sistema inmune natural y cuenta con propiedades anti-microbianas.
  • Como es lógico, dado que es un producto lácteo, aquellas personas que tienen alergia a la leche deben abstenerse de consumirla. 

Proteína vegetal

  • Si bien es cierto que la mayoría de las fuentes de proteínas vegetales no presentan un aminograma completo, si se combinan adecuadamente (arroz y guisante, por ejemplo), conseguimos salvar ese obstáculo y, con ello, un contenido completo en los nueve aminoácidos esenciales.
  • Su riqueza en fibra y enzimas digestivas facilita tanto su absorción como su digestión y, con ello, también la limpieza intestinal.
  • A nivel hepático y renal, la sobrecarga de la proteína vegetal es menor que la de la proteína de suero de leche.
  • Algunas fuentes de proteínas vegetales como el guisante contienen fitonutrientes, que pueden aportar beneficios al organismo.
  • Por lo general, las proteínas de origen vegetal presentan una menor concentración de toxinas, por lo que pueden resultar especialmente atractivas para aquellos atletas o deportistas que se encuentren en una fase de descanso o en un programa detox.

Una vez vistas las principales características de una y otra, solo nos queda por decirte que la elección es tuya y que, elijas una u otra, vas a hacer una buena elección que te va a ayudar a conseguir tus objetivos.