Los suplementos termogénicos en la fase de definición

Publicado : 08/10/2021 - Categorías : Quemagrasas

Abdomen antes y después de realizar ejercicio y dieta.

En la fase de definición, aquella en la que se busca realzar al máximo la musculatura corporal, los suplementos termogénicos resultan una opción particularmente interesante para quienes no consiguen realizar un entrenamiento de calidad o bien su dieta no es la más adecuada. No obstante, a nivel general, también lo son para atletas que no se encuentran en ninguna de esas situaciones porque, además, se han demostrado efectivos para mejorar el rendimiento durante los entrenamientos.

Podriamos definir los suplementos termogénicos como aquellos cuya efectividad se basa en su capacidad para estimular la lipólisis o destrucción de células grasas. Al ser ingeridos, los termogénicos producen una reacción de calor en el organismo y, con ello, aumenta el metabolismo basal, es decir, el gasto energético realizado por el cuerpo para efectuar sus funciones orgánicas.

La mayoría de sustancias termogénicas también suelen ser saciantes; no como determinadas fibras (glucomanano, pectinas, agar-agar, etc.), saciantes por efecto del espacio que ocupan y, por tanto, efectivas en el momento de su ingesta, sino por su capacidad de mostrarse “intolerantes” ante las grasas saturadas. De este modo, se notará una progresiva disminución del apetito al cabo de tres o cuatro semanas, y el estómago se llenará antes de lo habitual, especialmente cuando se ingieran comidas con alto contenido graso.

Conviene puntualizar que solo con una sustancia termogénica no se conseguirá reducir la grasa acumulada a nivel subcutáneo. Para ello, hay que aportar L-carnitina y otros quema-grasas periféricos que actúen en diferentes zonas del cuerpo, entre ellos colina e inositol, que actúan a nivel de las vísceras, o picolinato de cromo, que lo hace a nivel de sangre.