La absorción de las proteínas

Publicado : 13/12/2021 - Categorías : Proteínas

Dosificador de proteína en polvo lleno de producto

En el mundo de la nutrición deportiva, habitualmente surgen dudas respecto a la diferente asimilación entre un tipo de proteínas y otras, así como sobre cuáles son de mejor o de peor absorción.

Efectivamente, tanto si se trata de proteínas en polvo como de las que contienen los diferentes alimentos, el tiempo de absorción varía. Así, por ejemplo, las proteínas de las carnes de ave se asimilan con mucha más facilidad que las del cerdo.

La rapidez con la que una proteína es asimilada (vaciado gástrico) está marcada por varios factores, tanto externos a la fuente de la proteína (síntesis proteica), como inherentes a la propia proteína (su composición molecular, la cantidad de aminoácidos o su capacidad para conseguir un balance positivo de nitrógeno a nivel celular). El nitrógeno es uno de los componente de la proteína; la proteína más alta en él es el suero CFM. Cuando una proteína recoge más nitrógeno del que libera, el balance es positivo, lo que equivale a crecimiento muscular.

Por otro lado, una asimilación más rápida de una proteína tiene como ventaja su rápida disponibilidad a nivel muscular, lo que previene un estado catabólico; asimismo, también es preventivo de una pérdida de rendimiento y nos permite acortar el tiempo entre cada comida, con lo que podremos aumentar el número de comidas diarias sin correr el riesgo de que la anterior aún no se haya asimilado y que, además de no ser efectiva, genere un desecho no deseado, lo que podría provocar problemas de salud (elevación de los niveles de ácido úrico, urea, amoniaco, colesterol, triglicéridos, etc.).

Algunos alimentos y el tiempo de asimilación de sus proteínas:
- Carne de ave, huevos y proteína de suero, en torno a 2 o 3 horas.
- Carne de ternera, caballo y pescados no grasos, sobre 3 horas.
- Carne de cerdo, cordero y productos lácteos, sobre 3½ horas.
- Legumbres y verduras, sobre 4 horas.

Teniendo en cuenta estos tiempos, se debería distanciar el final de una comida con el principio de otra en función del origen de las proteínas, lo que resultará más saludable y efectivo.

Por ultimo, no hay que olvidar que hay otros factores a valorar en una proteína como podrían ser su porcentaje de sodio, cómo sienta a nivel estomacal, su aporte de calcio o su ausencia de lactosa y grasas. En el mercado hay muchos tipos de batidos de proteínas; a la hora de adquirir una, habrá que ver su composición y el efecto que ejerce sobre cada uno al ingerirla.