EPA y DHA protegen del daño muscular

Publicado : 07/05/2021 - Categorías : Proteínas , Salud y bienestar

Chico haciendo ejercicio con pesas en el gimnasioEPA y DHA son dos de los ácidos grasos omega-3 con un papel más importante en la prevención de patologías de todo tipo, entre ellas cardiovasculares, óseas, cancerígenas o del sistema nervioso. Ahora, investigadores japoneses han descubierto que también podrían ayudar a proteger del daño muscular que se produce tras ejercicio extenuante.

En el estudio, publicado en Journal of the International Society of Sports Nutrition, tomaron parte 32 hombres a los que se dividió en dos grupos; durante cuatro semanas, el primero recibió una dosis diaria de 600 mg de EPA y 260 mg de DHA, mientras que el segundo recibió placebo.

Tras las cuatro semanas, los participantes se sometieron a una prueba de ejercicio y continuaron tomando EPA/DHA o placebo los cinco días siguientes a la prueba, consistente en 60 contracciones excéntricas de los flexores del codo, al 100 por cien de contracción voluntaria máxima, utilizando una mancuerna.

Antes y después del ejercicio, se realizaron diversas medidas, entre ellas rango de movimiento, circunferencia del brazo, dolor muscular o niveles plasmáticos de creatina quinasa, una enzima cuyos altos niveles pueden ser indicativos de lesión muscular.

Los investigadores observaron un rango de movimiento considerablemente mayor en el grupo que recibió la suplementación de EPA/DHA frente al grupo de placebo. Por lo general, esta medida disminuye tras la actividad deportiva debido a la inflamación muscular y a la rigidez muscular pasiva provocada por las respuestas inflamatorias en las miofibrillas.

El rango de movimiento descendió en el grupo de placebo justo después del ejercicio, y permaneció por debajo del punto de referencia los tres días siguientes a la prueba de ejercicio, mientras que en el grupo de intervención retornó al punto de referencia el segundo día después de la prueba de ejercicio. Asimismo, el rango de movimiento también fue significativamente superior en el grupo de EPA/DHA inmediatamente después del ejercicio.

Por lo que se refiere a los niveles de creatina quinasa, no se observaron incrementos importantes en el grupo que recibió la suplementación, pero sí en el de placebo, ya que el tercer y cuarto día después del ejercicio fueron mucho mayores que los observados previamente a la prueba de ejercicio. Estos niveles pudieron elevarse debido a microrroturas de las fibras musculares, frente al grupo de EPA/DHA, donde pudieron permanecer normales por el papel protector de los ácidos grasos sobre las membranas celulares de las fibras musculares.

De estos resultados se desprende que EPA y DHA podrían ser una interesante opción protectora para los músculos antes de la actividad deportiva intensa.

Productos relacionados