ENZIMAS: las necesarias moléculas de naturaleza proteica

Las enzimas son un tipo de molécula de naturaleza proteica que ejercen una labor de catalización bioquímica, es decir, son necesarias para llevar a cabo funciones químicas dentro del organismo, entre las que se encuentran:

  • Regular todo tipo de funciones y procesos bioquímicos.
  • Producir movimiento, como en el caso de la contracción muscular.
  • Participar en la respiración celular.
  • Degradar las macromoléculas procedentes de la dieta en moléculas más sencillas.
  • Crear reacciones enzimáticas en cadena necesarias para la vida celular.

En base a la reacción específica que catalizan, las enzimas se clasifican de la siguiente manera: oxidorreductasas, transferasas, hidrolasas, isomerasas, liasas y ligasas.

Hoy en día, son ampliamente conocidas y aprovechadas por diversas industrias (alimentaria, química, agrícola, petrolífera, etc.). Asimismo, forman parte indispensable de los componentes que mantienen el balance interno de nuestro organismo, acelerando reacciones necesarias, como por ejemplo, aquellas que suministran energía.

ENZIMAS DIGESTIVAS

Las enzimas digestivas son producidas por células especializadas del sistema digestivo para catalizar las reacciones químicas que se producen durante la digestión de los alimentos. Existen enzimas digestivas en la saliva, en el jugo gástrico, en la secreción pancreática y en las secreciones intestinales. Básicamente, persiguen romper los polímeros presentes en los alimentos en moléculas más pequeñas que puedan ser absorbidas con facilidad.

  • Amilasas. Descomponen los almidones y los azúcares, dando lugar a monosacáridos individuales, para ser asimilados. Dependiendo de su lugar de origen, hay tres tipos de amilasas: amilasa salival, amilasa pancreática y amilasa intestinal.
  • Lipasas. Son producidas en el páncreas e intestino y sirven para romper los enlaces covalentes entre lípidos complejos, dando como resultado glicerina y ácidos grasos. Para realizar su función, requieren de un medio alcalino y son activadas por las sales biliares.
  • Proteasas. Se originan en el estómago y en el páncreas, e hidrolizan los enlaces peptídicos de las proteínas, descomponiéndolas en aminoácidos.

LAS ENZIMAS EN EL DEPORTE

Las enzimas eliminan, por un lado, la gravedad de las lesiones deportivas; permiten curar más rápidamente los hematomas, tumefacciones o torceduras, y ayudan a prevenir las contracturas musculares (calambres). Es por ello que la incorporación de diferentes enzimas en la dieta de un deportista resulta beneficiosa, por lo que se ha desarrollado en las necesidades proteicas de deportistas sometidos a duros e intensos entrenamientos que implican un considerable desgaste muscular.

Los complejos enzimáticos (Enzym) son coadyuvantes con enzimas proteolíticas; su consumo apoya las reacciones de defensa del propio organismo para mejorar el sistema inmunitario. Están recomendados en inflamaciones de cualquier tipo. Cuentan con ingredientes (pancreatina, papaína, rutina, bromelina, tripsina, lipasa, amilasa y quimiotripsina) que estimulan la síntesis proteica. La aportación de enzimas proteolíticas incrementa la capacidad de digestión y la absorción proteica.

FUNCIONES

Papaína. Su principal beneficio consiste en su efecto favorecedor del proceso digestivo; asimismo, juega un papel determinante en la descomposición de las toxinas, y ayuda a digerir los nutrientes eficazmente.

La papaína funciona como soporte enzimático en distintos órganos digestivos como los intestinos, el estómago y el páncreas. Al ayudar a absorber proteínas en un modo óptimo, se incrementan las posibilidades de éxito en la construcción y mantenimiento del tejido muscular. Además, su función antiinflamatoria y cicatrizante resulta eficaz en la recuperación de heridas o lesiones provocadas por la práctica de deporte. Sus propiedades antibacterianas debilitan las enzimas excretadas por patógenos en las heridas y facilitan su cicatrización.

Pancreatina. Es un extracto de las glándulas pancreáticas que contiene múltiples enzimas, en particular lipasas, proteasas y amilasas. Se utiliza en el tratamiento de la insuficiencia pancreática. 

Las enzimas pancreáticas de la pancreatina están recubiertas por una cubierta entérica para reducir al máximo la destrucción o inactivación de las mismas por los ácidos gástricos. La pancrelipasa está diseñada para liberar la mayoría de las enzimas a un pH aproximado de 5.5 o mayor. Las enzimas pancreáticas no son absorbidas desde el tracto gastrointestinal en cantidades apreciables y ejercen sus efectos localmente en el intestino.

Bromelina. Es una enzima que se encuentra en el jugo de piña y en el tallo de la piña. Se utiliza para prevenir el dolor muscular después de un ejercicio intenso debido a:

  • Función antiinflamatoria. La bromelina detiene la fabricación de prostaglandinas inflamatorias de nuestro organismo. Su actividad antiinflamatoria se encuentra presente tanto en tejidos blandos como en los músculos.
  • Prevención y recuperación de lesiones. Los suplementos con bromelina sirven para prevenir la ruptura de las células de los músculos y reducen la sensación de dolor. Además, favorecen la recuperación del tejido muscular tras una sesión de ejercicio intenso, ayudan en la prevención de lesiones por fatiga y favorecen la regeneración de fibras musculares.

Tripsina. Ayuda a degradar las moléculas grandes de proteínas cortando la cadena de aminoácidos en sitios específicos. A veces, la producción de estas enzimas digestivas es insuficiente, lo que resulta en la incapacidad para completar la digestión de los alimentos; esto puede generar dolor abdominal, indigestión, flatulencia y malnutrición.

Lipasa. Es una enzima esencial para la digestión de sustancias grasosas (lípidos), ya sea en la dieta o como parte de un metabolismo humano normal. Es responsable de descomponer (hidrolizar) grasas, para formar componentes más pequeños que puedan absorberse fácilmente a través de los intestinos.

Amilasa. Ayuda a digerir los carbohidratos. Se produce en el páncreas y en las glándulas salivales; cuando el páncreas está enfermo o inflamado, se libera amilasa en la sangre.

Quimiotripsina. Esta enzima también corta la cadena de proteínas, pero en diferentes partes que la tripsina. La quimotripsina hace su corte a lo largo de la cadena de proteína en las posiciones donde hay aminoácidos muy grandes, como fenilalanina, tirosina y triptófano. Por lo demás, es muy similar a la tripsina.

En algunos individuos, la producción de estas enzimas digestivas es insuficiente, lo que resulta en la incapacidad para completar la digestión de los alimentos. Esto puede generar dolor abdominal, indigestión, flatulencia y malnutrición.

Productos relacionados