El entrenamiento invisible en el balonmano profesional

Jugador de balonmano

-

Como bien es sabido por todos, las necesidades nutricionales de un deportista de élite son diferentes a las del común de los mortales. No solamente por la tasa metabólica elevada que presentan, o por el volumen total de calorías consumidas, sino también por el desgaste y estrés mecánico que sufre el sistema músculo-esquelético a causa de las cargas de entrenamiento elevadas que están acostumbrados a soportar.

En el caso del balonmano, los contactos con el rival y el gran impacto articular de la mayoría de movimientos a gran velocidad hacen que cobre especial importancia el entrenamiento invisible, ese que se hace fuera de la pista: descanso y alimentación.

Como en casi todos los campos, hoy día todo avanza demasiado rápido; la nutrición no es una excepción. La ciencia nos demuestra que la correcta nutrición del deportista es una pieza clave para rendir en el juego y prevenir lesiones en el deportista. En el mercado encontramos productos que nos ayudan a recuperar mejor y a mantener un mayor nivel de entrenamiento en momentos importantes de la temporada. E incluso van más allá: nos dicen en qué cantidad, en qué momento y por cuánto tiempo han de ser consumidos, afinando el efecto de estos en el organismo y, por tanto, en el rendimiento.

Para que un jugador llegue en óptima condiciones al día del partido, es necesario tener en cuenta muchos factores; en la medida de lo posible, se deben valorar y controlar para que así sea. Sin embargo, la complejidad de este cálculo es muy alta; tanto es así que el riesgo cero de lesión o la certeza de hacer un buen partido no existe.

Las ayudas ergogénicas pueden marcar la diferencia, aunque representan un porcentaje muy pequeño de la alimentación del deportista, pues la exigencia en la élite es máxima, y los detalles deciden partidos.

En una liga regular de deporte profesional como la Liga Sacyr Asobal de Balonmano, en la que hay que mantener un nivel de forma óptimo durante muchos meses seguidos, marcados por el calendario de liga (además de otras competiciones), se antoja complicado recuperar tras cada esfuerzo y estar listo para el siguiente. Para esto, se tendrán en cuenta sistemas energéticos especiales como potencia y velocidad, resistencia, o la combinación de ambos, así como la fase de la temporada y el calendario de liga, la posición de juego, la composición corporal y el objetivo de cada jugador.

Por último, me gustaría destacar la importancia de que estos suplementos sean palatables, de forma que para el deportista no suponga un sacrificio tener que tomarlos. Así, favoreceremos la adherencia del deportista al entrenamiento y al conjunto de hábitos saludables que deben de acompañarlo en su día a día.

Pablo Arranz Zárate
Preparador Físico del Recoletas Atlético Valladolid, equipo de la Liga Sacyr ASOBAL.