Diferencias entre aminoácidos esenciales y no esenciales

Publicado : 13/05/2020 - Categorías : Aminoácidos

Diferencias entre aminoácidos esenciales y no esenciales

Los aminoácidos son pequeñas moléculas orgánicas que se unen para formar cadenas de proteínas. Dado que nuestro cuerpo se compone de miles de proteínas cuyo componente básico son los aminoácidos, nos podemos hacer una idea del papel fundamental que tienen estos en nuestra salud, en general, pero en algunos sistemas como el inmunológico, en particular.

Los aminoácidos se combinan de diferentes maneras para dar lugar a las distintas proteínas, que pueden contener desde docenas a miles de ellos. Estos aminoácidos que se unen para formar proteínas son conocidos como proteinogénicos. Los no proteinogénicos serían aquellos que cuentan con una función biológica, pero no forman parte de proteínas; algunos ejemplos de estos son la ornitina, la citrulina o el ácido γ-aminobutírico (GABA).

Aminoácidos esenciales y no esenciales

Dentro de los aminoácidos que forman parte de las proteínas, hay que distinguir entre aminoácidos esenciales y no esenciales. Los primeros son aquellos que el cuerpo humano no es capaz de sintetizar y debe obtener a través de la dieta; los segundos pueden ser sintetizados por el cuerpo humano.

Aminoácidos esenciales:

  • Histidina
  • Isoleucina
  • Leucina
  • Lisina
  • Metionina
  • Fenilalanina
  • Treonina
  • Triptófano
  • Valina

Aminoácidos no esenciales:

  • Alanina
  • Asparagina
  • Ácido aspártico
  • Ácido glutámico
  • Cisteína
  • Ácido glutámico
  • Glutamina
  • Glicina
  • Prolina
  • Serina
  • Tirosina

Respecto a los aminoácidos no esenciales, habría que precisar que, a su vez, pueden subdividirse en no esenciales, propiamente dichos, aquellos que nuestro cuerpo puede producir en prácticamente todas las circunstancias y son alanina, asparagina, ácido aspártico, ácido glutámico y serina; o condicionalmente esenciales, aquellos que nuestro cuerpo puede producir en muchas circunstancias, pero en otras como crecimiento, recuperación de lesiones o periodos post-operatorios no se pueden producir de manera suficientemente fiable como para satisfacer las necesidades. Por ejemplo uno de ellos, la glicina, para ser producido por el cuerpo humano requiere que este tenga una cantidad adecuada de vitamina B6 y de una enzima conocida como serina hidroximetaltransferasa; si, por ejemplo, el cuerpo humano  presenta carencias de vitamina B6, no puede producir glicina, por lo que habrá de obtenerla a través de la dieta. Junto a la glicina, el resto de aminoácidos condicionalmente esenciales son arginina, cisteína, glutamina, prolina y tirosina.

    Alimentos con aminoácidos esenciales

    Para establecer la calidad de una proteína, deberemos fijarnos en su valor biológico, que dependerá de la composición de aminoácidos y de la proporción en que estos se encuentren, y que será máximo cuando esta proporción sea la necesaria para satisfacer las demandas de nitrógeno para el crecimiento, síntesis y reparación de los tejidos. Factores como la edad o el estado fisiológico de la persona influirán en él.

      En cuanto a la calidad de una proteína, propiamente dicha, esta viene determinada desde el punto de vista biológico, por su contenido en aminoácidos esenciales y su digestibilidad, es decir, los que es capaz de absorber. De este modo, si una proteína es deficiente en uno o más aminoácidos esenciales, su calidad es más baja; el más deficiente de los aminoácidos esenciales de una proteína se conoce como aminoácido limitante.

        Sobre esta base, carnes magras, huevos, leche y sus derivados contienen todos los aminoácidos esenciales y en cantidades suficientes. Entre los pescados, resulta especialmente interesante la calidad proteica de salmón, atún, pez espada o bacalao.

          Pese a lo que se pueda pensar, hay alimentos de origen vegetal que contienen los nueve aminoácidos esenciales, entre ellos soja, garbanzo, algunos tipos de alubia, trigo sarraceno, quinoa, pistacho o tofu. Asimismo, en el caso de aquellas legumbres que, como lenteja o guisante, sean pobres en algún aminoácido como metionina, una medida dietética inteligente es combinarlas con cereales como el arroz, que suplen esa carencia.