A la espalda, no le des la espalda

Publicado : 15/10/2021 - Categorías : Musculación , Quemagrasas

Hombre de espaldas con los brazos extendidos

Una espalda ancha es imprescindible para ofrecer un aspecto atlético y, por tanto, la “obsesión” de muchas personas que acuden al gimnasio, por lo que el trabajo adecuado en él resulta fundamental. Para comenzar con ese empeño, una de las formas más correctas es actuar sobre la amplitud de espalda, tanto a nivel de dorsales como, sobre todo, de deltoides lateral, con el fin de desarrollar la cintura escapular, también conocida como cintura pectoral, y que se extiende desde la base del cuello hasta el borde inferior del músculo pectoral mayor.

Si queremos que nuestra espalda tenga un aspecto en forma de “V” aún más pronunciado, no hay que olvidarse de la zona media, los abdominales, especialmente de los oblicuos. Pero no se debe caer en el error de tratar de incrementar el tamaño de la espalda y, simultáneamente, trabajar sobre los abdominales de forma que aumente la cintura y, con ello, se siga presentando una proporción inadecuada entre esta y los hombros. Esto se corrige entrenando la zona media para eliminar grasa, sin meter demasiado peso para que los abdominales, especialmente los oblicuos, no se desarrollen de forma desmesurada.

No obstante, a medida que el tronco se robustece, la sensación visual que puede ofrecer es la de que las extremidades se empequeñecen, por lo que hay que incidir en el trabajo sobre ellas, realizando series específicas para su desarrollo de pocas repeticiones con el máximo peso posible, procurando, claro está, que esto no nos impida llevar a cabo la técnica de modo adecuado.

Finalmente, si se quiere perder grasa sin afectar a la masa muscular, los ejercicios aeróbicos en sesiones cortas pero intensas, de entre 10 y 15 minutos a ritmo elevado, también constituyen una buena opción.